Antecedente de lo que Hoy, es nuestra comida actual

A continuación haremos un breve viaje por la historia de la alimentación, en México, para ser exactos, primero que nada seria muy importante conocer un poco de la historia de la comida en México, hablamos por supuesto de la comida en la época prehispánica, y de que tipo de alimentos se estilaban en consumo, El arte culinario prehispánico era mixto, pues en la elaboración de los platillos, se incluían siempre productos de origen animal, la carne podía provenir de mamíferos primordialmente pero también de insectos aves y reptiles, pero sobre todo los ingredientes mas usados eran de origen vegetal. Los productos de mas importancia a la hora de preparar un platillo eran maíz, chile, frijol, calabaza, chayote, camote así como una gran variedad de hongos; también se utilizaban para condimentar tomates verdes, xoconostle o pepitas de calabaza.
Además de que las técnicas de preparación de los alimentos, incluían la utilización de utensilios tales como el molcajete, el metate, comal de piedra, en fin.
Pero sin duda, la alimentación en México sufre interesantes cambios con la inclusión de nuevos elementos gastronómicos traídos por los españoles, producto de la colonización. Los españoles trajeron y aclimataron verduras y hortalizas: coles, chícharos, espinacas, rábanos, zanahorias, berenjenas, betabeles, pepinos, lechugas, alcachofas, acelgas, perejil y cilantro, y calabazas de variedades más pequeñas que las mexicanas, también trajeron otros granos, como garbanzos, habas y lentejas; frutas, como melones, higos, dátiles, nueces, almendras, avellanas y variados cítricos: naranjas, limones y toronjas; plátanos. Aun que muy a pesar de esto debemos mencionar que la cocina colonial siguió requiriendo de aquellas elaboradas técnicas y utensilios del México prehispánico a la hora de cocinar, además de que este periodo sin duda marco el camino que seguiría la alimentación en México, por que suscito el choque de dos culturas, que a final de cuentas dieron un mestizaje culinario y alimenticio, tan rico y variado, como del que gozamos hoy.
Como el antecedente histórico mas notable de esta época, y que quizás fue el que le dio esa denominación de colonial a la comida, fueron las grandes invenciones culinarias que surgieron de la inspiración de las monjas de conventos, y que hoy en día forman parte del menú gastronómico de nuestro País.

Podemos hablar de que otros eventos historicos, que afectaron el marco gastronomico mexicano, fue la llamada revolucion industrial, que sin duda vino a cambiar la forma de preparacion y consumo de nuestro alimentos.

La revolución industrial abarca desde la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, tiene una estrecha relación entre los cambios económico-sociales y las transformaciones de los hábitos alimentarios, fue donde se inicia la implementación de diversas maquinas que dieran una mayor producción, así como también dar paso introducir estos alimentos procesados a zonas más alejadas con la utilización de máquinas para transporte (como el ferrocarril)con el propósito de satisfacer la demanda de la población.
Cuando hablamos de revolución industrial podemos también hacer referencia de la industria alimentaria que nos ha incrementado la disponibilidad de la mayoría de los alimentos. Pero no olvidemos mencionar las aplicaciones tecnológicas que permitieron la manipulación de los atributos sensoriales de los alimentos (olor, textura, forma, color y sabor) que permitían identificar y caracterizar algún alimento que pueden crear en cierta forma una mejor aceptación o rechazo hacia los diversos tipos de alimentos industrializados.
A lo que ahora podemos llamar modernidad alimentaria, donde la industrialización dejando a un lado la relación entre el hombre y el ciclo de producción de los alimentos, en estos casos no se sabe el origen, su procesamiento y las técnicas empleadas para producción, la conservación, el almacenamiento y la forma de transportas dichos alimentos.


La comida mexicana, al igual que los factores socioculturales que caracterizan a nuestra población, sin duda alguna ha sido fuertemente influenciada por la cultura y comida extranjera, principalmente por la introducción de la renombrara “fast food”.
Podemos englobar a la alimentación y a la cultura en un solo término: Cultura alimentaria, la cual no sólo se refiere a los alimentos que consume el pueblo, sino también a los métodos y técnicas de preparación, así como a la producción y el consumo de ellos.

La cultura del comer se piensa como parte de la identidad nacional. Este hecho culmina con la imposición del concepto: “cocina internacional”, con el cual se introdujeron diversos platillos de distinto origen en los restaurantes, algunos ejemplos son: las enchiladas suizas, el club-sandwich, el desayuno americano, el buffet, la pizza, la paella o las hamburguesas (eso por mencionar sólo algunos ejemplos).

A partir de la segunda mitad del siglo XX, la masiva producción de los “alimentos” de la fast food, del plástico y la envoltura llamativa, conquistaron con rapidez el estómago de humildes, ricos, hombres, mujeres, niños, adolescentes, adultos, ancianos; en todas las condiciones sociales. La comida chatarra llego para quedarse y poner en peligro de muerte a millones de mexicanos.

La dieta de la sociedad actúal se basa principalmente en grasas saturadas, harinas refinadas, carnes en exceso, refrescos y alcohol, con una evidente disminución en el consumo de frutas y verduras.

Hablar de la gastronomía mexicana sin comenzar por el principio sería negar nuestros orígenes, por lo que es necesario adentrarse en toda la influencia previa de distintas potencias nacionales.



Escrito por : Eduardo Vazquez, Bianca Mejia, Elideth Marquez

Bibliografia:

Rivas, H. (1991). Cocina prehispánica mexicana: la comida de los antiguos mexicanos (1a ed.). México: Panorama.

Barrueto, R., De la Torre, D., Gómez, S., Osornio, A., & Vázquez, K. (2010, April 23). Gastronomía de México en la Época Colonial, Platillos Principales y su Evolución Actual. Cultura Gastronómica, Tiempo y espacio, 109-122.

Fernández, A., Narro, J., & Fernández, A. (1989). Traditional Mexican cooking and its best recipes (1. ed.). México, D.F.: Panorama Editorial.

Bibliografía:"Alimentación y cultura: perspectivas ... - Google Libros." Google Books. N.p., n.d. Web. 7 Mar. 2011. <http://books.google.com/books?id=1misZQrhOQIC&printsec=frontcover